JAC.

Mi psicóloga sigue de licencia, y yo sigo acá muriendo.
Cuando creí que mi vida volvía a ser tranquila, lejos del género masculino, aparece ese individuo al que yo defino como "combo". Ése. Ése hijo de re mil puta que lo tiene todo.
Tenemos la misma ideología política, el mismo sentido del humor. Es lindo. Innegablemente lindo. Una agilidad mental que asusta, teniendo en cuenta que nunca nadie me superó en eso. Una memoria monstruosa; otra cosa en la cual siempre salí victoriosa. Y llega él, a romper con todo eso.
Y tiene una inteligencia que me supera. Me incomoda no ser el individuo mentalmente superior. Es a lo que estoy acostumbrada y es una contradicción enorme que tengo ya que, mientras la inteligencia me resulta super atractiva y sexy, no me gusta que me superen en ese campo.
Intenté darle una conclusión a esta publicación pero no la hallo.
Fire meets gasoline, i'm burning alive.

Muero de ganas de saber que hacer conmigo.

Me saca de quicio su inteligencia. Y aún así creo que es lo que mas me atrae.
La mística que tiene para con todo. La capacidad Sheereana de poetizar todo a su alrededor. Fue un enigma desde un principio, y yo lo quise así.
Y ahora me aterra. "Si te gusta el durazno..."
Empiezo a sentir que ésto terminal mal.
La oracion de arriba pretendia decir otra cosa pero no me anime a que la idea se inmortalizara. Fóbica bajo todos los aspectos.
La ironía de las listas de reproducción. "Are you strong enough to be my man?"
I'm sure he is. That scares de hell out of me.

Porque lo suyo es el chamuyo

- Quiero verte.
+ Sería agradable vernos...
- ¿"Agradable"? Agradable es que venga el bondi sin haberlo esperado. Verte es más que sólo "agradable".

Nuevas categorías.

Mi psicóloga está actualmente de licencia por lo que se podría decir que estoy sobreviviendo all by myself en esta jungla a la que llamamos vida social, (no tengo idea si eso tiene sentido pero este es mi blog y todo es posible).

Como decía, no tengo psicóloga así que el trabajo de psicoanálisis me toca a mi, lo cual es sumamente riesgoso, en más aspectos de los que puedo enumerar. De vez en cuando éste psicoanálisis se nutre, también, de los comentarios de mis amigas. O amiga, en singular, ya que últimamente estoy depositando toda mi confianza sólo en una, (un beso a Alex; 50 puntos para Slytherin).

En mis ratos de riesgoso y riguroso auto-psicoanálisis me he detenido a pensar en todo lo que me rodea. Familia, vida académica, amigos y... ellos. Si. Porque desde la segunda quincena de Julio de 2014, se abrió una nueva categoría en mi vida, denominada: ellos.

Nunca fui una de esas chicas. Mi vida estaba (y está, no soy lo suficientemente afortunada como para hablar de ésto en pasado), tan cargada de problemas de todo tipo que para mi siempre había "algo más importante de lo cual preocuparse" que ellos.

Llevo aproximadamente veinte minutos intentando escribir y Sex And The City 2 me distrae ¿De qué hablaba? Ah, si. Ellos.

Ellos, ellos, ellos. Nunca me preocupe por ellos en mi toda mi muy poco adolescente adolescencia y de la nada tengo tres ellos en cuestión. No uno, ni siquiera dos. Tres. Tan distintos y tan... distintos. Casi digo "tan iguales" pero, ¿A quién quiero engañar? Son como un triángulo con tres ángulos escalenos. Ni siquiera hay un patrón.

O bueno, si lo hay... los odio. Los odio por abrir una nueva categoría en mi vida.

Welcome Spring.


Contame cómo se suponía que yo me diera cuenta. Contame. Porque era imposible darse cuenta de tus intenciones.
Acordamos que nadie sabría nada y de la nada pretendes que te de un beso adelante de otras dos personas del ambiente con las que compartíamos auto.
Tu ciclotimia no es mi problema. Vos no fuiste claro.
Lo peor de todo es que pretendo enojarme con vos por fingir estar molesto conmigo pero, en realidad, sólo estoy enojada conmigo misma por desear haberme dado cuenta; porque en el momento en que revelaste tus intenciones puteé en dos idiomas y me odié.
Y ahora también me odio pero no por los mimos motivos.
Me odiaba por no haber estado más despierta.
Me odio por seguir cayendo.

(publicado un día después)

24 hours later...

Y a como ya sabía que iba a suceder, me hablaste. Te disculpaste, te perdoné como una estúpida. Y volvimos a las insinuaciones; volvimos a la normalidad. Y el mundo sigue girando.
"Now it's three in the morning, and I'm trying to change your mind". 

Él. 21 de septiembre de 2012 a las...3AM. 

Amén.






LA NENA SIGUE AVANZANDO.
LA NENA NO LLORA.


El problema es que yo pierdo.

El problema no sos vos en si. El problema es quien soy yo cuando estoy con vos. El problema es que sé que al lado tuyo pierdo.

Me pierdo.

Pase todos y cada uno de mis muy cortos años construyéndome, armándome a como quiero ser, a como siempre quise ser: una mujer completa e irrevocablemente emocionalmente independiente.

Y con vos todo eso se va al mismísimo carajo. Vos me hablas y yo me pierdo. Vos opinas y yo me pierdo.

Vos no hablas...y yo me pierdo.

Y repito, no sos vos. Soy yo. Tan así como un cliché de Hollywood. El problema es que yo no quiero que mi vida sea igual a una película de Hollywood porque, en ese tipo de películas la gente se pierde; la gente renuncia a quien quiere ser por la mera posibilidad de estar con otra persona.

¿Es eso normal? ¿Estoy mal yo?

El otro día me puse a pensar que pasaría si nos diéramos una chance y debo decir que nada bueno salió de ese rejunte de escenas imaginadas; vos manipulandome y yo dejando que lo hagas.

Vos me hablas y a mi el mundo se me da vuelta.

Y con ese giro en 180° de mi mundo, el problema es que yo pierdo.