Te das cuenta lo digitalizado que está tu mundo cuando llega tu cumpleaños y te pones triste porque menos de 30 personas te firmaron la biografía de Facebook. Triste. A la máxima potencia.